MI NEWSLETTER¡No te pierdas ninguna de mis últimas novedades!



ALIMENTOS RICOS EN POTASIO

¡Hola! 🙂 Hoy venimos con un post sobre nutrición. Y más en particular, de uno de los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para su correcto funcionamiento: el potasio.

El potasio es un mineral y un electrolito que puedes absorber de tus alimentos. Es importante comer regularmente muchos alimentos que sean ricos en potasio porque tu cuerpo no es capaz de almacenarlo. Se trata de un nutriente bastante importante, por lo que el déficit de éste, puede ocasionarnos problemas de salud. Por otra parte, si sufres problemas renales, has de ser consciente del consumo de este mineral, lo mejor es que tu médico te indique todo lo que necesites saber.

¿Cuál es su función?

Básicamente, el potasio es un elemento esencial para que nuestro cuerpo funcione. Cada vez que nos movemos o realizamos ejercicio, nuestro organismo depende de este mineral para trabajar de forma eficiente.

Como hemos dicho anteriormente, el potasio es un electrolito. Es decir, ayuda a tu cuerpo a mantener el equilibrio correcto de agua entre tus células y el líquido que las rodea. También transporta nutrientes a tus células y ayuda a mantener bajo control los niveles de sodio de tu cuerpo. Este punto puede ser importante para evitar los calambres.

Por consiguiente, es esencial para tus músculos también. Ayuda en su contracción y a la buena comunicación nerviosa (sin éste, el sistema nervioso no funcionaría correctamente)

¿Cómo obtenerlo?

  1. Verduras de hojas verdes: como la espinaca, la col rizada, las acelgas…

Las verduras de hojas verdes son muy fáciles de agregar a los sándwiches, a las ensaladas o incluso a tu smoothie.

  1. Vegetales de raíz: como las patatas, la zanahoria, el boniato o la remolacha.
  2. Plantas tipo enredadera: Tomate, berenjena, calabacín o calabaza.
  3. Alubias, frijoles y edamames: los frijoles pueden realizar una triple función al proporcionarle a tu cuerpo: fibra, proteína y potasio.
  4. Semillas: Lino, calabaza…
  5. Pescado: como por ejemplo el salmón o el atún. Y otro punto a su favor, es que, en su mayoría, también son ricos en ácidos grasos omega-3.

Espero que os hayan servido estas pautas y cada vez seáis más conscientes a la hora de elaborar vuestra dieta para que no tengáis carencias nutricionales de ningún tipo. Ya sabéis, “Mens sana in corpore sano” 🙂

4 Comentarios

Deja un comentario