MI NEWSLETTER¡No te pierdas ninguna de mis últimas novedades!



RAZONES POR LAS QUE ODIAMOS CORRER

Hay muchas chicas que no les gusta correr y seguramente, se sientan muy identificadas con las razones que os voy a dar a continuación. Correr, como muchas cosas en esta vida, implica hacer sacrificios y esfuerzos.

DA PEREZA

En casa, sentadas en el sofá, viendo la tele… ¿Hay algo más cómodo que esto? Llegamos del trabajo o del colegio cansadas, fuera hace mucho frío (o mucho calor) y en casa se está tan bien… ¿Quién tiene ganas de salir fuera? Da mucha pereza, ¿verdad? Puede que sí, pero a veces hay que hacer sacrificios y no dejar que nos venza esta pereza. Nadie dijo que todo lo bueno en esta vida fuera fácil.

ES MUY CANSADO

Si ya llegamos cansadas del trabajo o del colegio y nos vamos a correr, aún estaremos más cansadas. Y eso se convierte en un círculo vicioso en el que no queremos entrar. Cansancio y más cansancio, eso no lo queremos.  Pero con organización, siempre se puede encontrar el momento ideal para ir a correr. Y pensad que cuanto más deporte practiquéis, más preparadas estaréis y menos cansadas os sentiréis. Además, el cansancio es sensación de esfuerzo y trabajo, ¿no?

¿PARA QUÉ?

¿Para qué dar tumbos corriendo? A muchas no os gusta ir a correr porque es como deambular por sitios sin ningún sentido. Y nunca mejor dicho, no encontráis sentido a correr porque sí. No nos persigue nadie, no tenemos prisa… ¿para qué correr? Pero la verdad es que hay que encontrar un sentido. No es solo correr dando tumbos, siempre se pueden planificar rutas o circuitos. Y lo importante no es buscar la meta, si no disfrutar del camino.

DOS DÍAS Y LUEGO LO DEJAMOS

Empezamos el primer día muy motivadas, y corremos una maratón. El segundo día, no nos podemos ni mover, pero vamos a ir a correr porque así lo hemos pensado y así lo cumpliremos. Pero el tercer día no vamos, porque tenemos un compromiso, porque no tenemos tiempo o porque ese día estamos muy cansadas. Y a partir de el tercer día, ya no vamos más. ¿Verdad que para ducharnos siempre encontramos un agujero? Pues si realmente deseamos ponernos en forma corriendo, deberíamos poder encontrar un momento.

ES ABURRIDO

Parece que cuando corres los minutos pasan lentos y todo se ralentiza. Nos aburrimos un montón, ¿verdad? ¿Y para qué hacer algo que nos aburra, cuando hay millones de cosas que nos llaman mucho más la atención?  Pero si no queremos aburrirnos, lo mejor es buscar una buena música que nos acompañe o una amiga que corra contigo. Ir acompañado es mucho mejor que ir solo, y así el trayecto se hace menos pesado.

NO AGUANTARÉ

¿Para qué esforzarme si voy a salir a correr y aguantaré muy poco? A todas nos gusta poder salir a correr y decir que hemos hecho más de media hora a buen ritmo, pero para ello debemos empezar YA. Aunque empecemos con 5 minutos corriendo, luego 7, luego 10… y así ir subiendo nuestros minutos. ¡Notaréis que cada vez es más fácil!

Así que basta ya de excusas, ¡y a ponerse en forma se ha dicho!

Deja un comentario