MI NEWSLETTER¡No te pierdas ninguna de mis últimas novedades!



TIPOS DE ACEITE PARA COCINAR

¡Hola a todos! Hoy en día podemos encontrar infinidad de opciones a la hora de comprar aceite en la sección del supermercado. Así que hoy vamos a ver algunos de los tipos de aceite se encuentran en el mercado, y cuáles son sus aplicaciones; así podrás escoger la mejor opción para ti.

Todos los aceites tienen en común ser cuerpos grasos que se suelen emplear como condimento o para cocinar. Aunque en más de un 90% son grasas, la calidad de éstas varía mucho dependiendo del tipo de aceite, así como sus nutrientes u otras sustancias que puedan hacerlo más “ricos”.

  1. Aceite de oliva: Es el aceite más empleado en la dieta mediterránea. Es un ingrediente de producción local en el territorio español. Podemos encontrarlo refinado o virgen/virgen extra, siendo esta última la que se conoce como AOVE (también la más recomendada, al ser la opción más pura). Posee numerosas propiedades, tiene efecto antiinflamatorio, antioxidante y posee vitamina E. En la cocina, podemos usarlo en crudo para aliñar, así como usarlo en cocina o repostería.
  2. Aceite de girasol: Deriva de una semilla oleosa y, por tanto, es un aceite de sabor neutro. En su mayoría posee grasas poliinsaturadas o esenciales para el organismo. Es un aceite que tiene una gran resistencia a las altas temperaturas, por lo que resulta muy bueno para freír, ya que, al resistir mejor los cambios de temperatura, evita que se formen grasas trans y sustancias tóxicas. Es genial para postres y dulces ya que no aporta sabor, simplemente la textura.
  3. Aceite de coco: A diferencia de otros aceites vegetales, el aceite de coco es en un 90%, grasas saturadas. Sin embargo, no por esto es perjudicial para la salud. Los ácidos grasos saturados, consumidos con moderación, no suponen ningún riesgo para nuestra salud cardiovascular. Es un aceite espeso, que solidifica a temperatura ambiente si no hace calor. Puede usarse como reemplazo de la mantequilla en platos veganos, así como para cocinar.
  4. Aceite de aguacate: Una gran y saludable opción para añadir a tus platos es el aceite de aguacate. Es tan versátil que puedes consumirlo en frío o cocinar con él, ya que no pierde sus propiedades benéficas y su sabor al exponerse a altas temperaturas. Es rico en ácido oleico (grasa monoinsaturada considerada saludable). Ayuda a reducir el colesterol, la hipertensión y mejora la salud del corazón.

Aunque existen más tipos de aceites, no son tan sencillos de encontrar en el supermercado. Éstos ya los puedes encontrar en prácticamente cualquier superficie. No olvidéis que, no dejan de ser cuerpos grasos, así que deben ser consumidos con moderación para poder obtener todos sus beneficios sin que dañen nuestra salud.

Deja un comentario