MI NEWSLETTER¡No te pierdas ninguna de mis últimas novedades!



CAMBIOS EN TUS HÁBITOS PARA TENER MÁS ENERGÍA

¡Hola! ☺ Hoy os traigo un post que os puede ayudar en vuestro día a día. ¿Sabías qué? A veces los pequeños actos pueden convertirse en algo muy grande para nosotros.
En ocasiones, sentimos que el mundo nos viene grande y todo resulta caótico (quizás no sepas si vas a perder un trabajo, has pillado un atasco enorme, te están saliendo mal los estudios…). Pero realizando pequeños rituales diarios, no solo conseguimos sentirnos más cómodos en nuestro entorno, si no que a la vez se eleva el control que ejercemos sobre nuestras propias vidas.


1. Desayuna en la mesa: Muchas veces tenemos la manía de desayunar, en el escritorio, en el sofá, incluso conduciendo. Tómate unos minutos para poder disfrutar de los alimentos. Comer demasiado rápido no es bueno para ti, así que valórate y dedícate esos minutos, aunque sólo seas de tomar una taza de té.

2. Haz tu cama cada mañana: Parecerá una tontería, pero si al poco de levantarte dedicas un momento a hacer la cama, ya no sentirás la tentación de volver a meterte dentro. Además, un entorno ordenado siempre ayuda a sentirnos más cómodos y productivos.

3. Practica el ejercicio por la mañana: Al principio te costará bastante, y más si no te gusta madrugar, pero si realizas el ejercicio bien temprano antes de comenzar tu jornada, verás que llegarás a todo con una energía mucho mayor que si esperas a última hora de la tarde para ponerte a ello.

4. Buena postura: La mala postura puede ser uno de esos círculos viciosos que no solo generan fatiga, sino también dolores que pueden llegar a ser crónicos. Si tu trabajo te mantiene en una silla durante muchas horas, intenta corregirla todo el tiempo y mantener tu espalda recta.

5. Escucha música: Sí, sí, ¡música! La música puede ser un gran aliado no solo contra el aburrimiento, sino también contra la fatiga. Si realizas actividades que te permiten escuchar música, no lo dudes, ésta puede ayudarte a liberar tensión y fatiga a lo largo del día.

6. Agua: De aquí sacamos dos consejos. El primero, es que bebas agua nada más levantarte. De esta manera evitarás la deshidratación matutina, que muchas veces no sabemos que estamos sufriendo y nos causa una gran fatiga a primera hora. También, si eres de ducharte por las mañanas, intenta ducharte con el agua más fría posible, de esta manera despertarás tus terminaciones nerviosas. ¡Échale valor! ☺

Espero que os hayan servido estos consejos, y así consigáis tener más energía a lo largo del día. Recordad, que es importante tomarse la vida con un poquito de filosofía, muchas veces lo que más nos estresa con minucias que tienen fácil solución ☺

Deja un comentario